Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 junio 2010

Hace algunas semanas el autor de Tienes 5 segundos, Juan Carlos Camus, visitó www.periodismoucv.cl . Oportunidad donde explicó los fundamentos de la nueva narrativa que comienza a reestructurar el periodismo.

Respecto de lo que él nos conversó he querido hacer un breve comentario de lo que me pareció, constituye un gran desafío para los nuevos profesionales de la prensa: pasar de la concepción de masa a la de comunidad.

No se trata de un nuevo concepto de la profesión, sino de una reformulación de las labores típicas de generación y distribución de la informaron realizadas por el periodista.

Informaciones que hasta ahora, muchas veces, emanan de las instituciones oficiales y son formuladas por las entidades o medias tradicionales.

Básicamente, lo que señala Camus es que el periodista seguirá contando historias, pero de un manera diferente.

Una narrativa periodística donde la información se transforma en aplicación y aquel lector inerte – el mero engullidor de información- que sólo leía datos comienza a interactuar y agregarle valor a los mismos.

Es por eso que la figura del “lector” pasa a convertirse en la de “usuario” y no porque use y/o abuse de un computador, sino porque está dispuesto a completar los diferentes contenidos que le interesan.

Un panorama que nos adiciona la labor de desarrollar y orientar el uso de nuevas y diversas aplicaciones que permitan al destinatario generar diversos significados.

Hablamos, básicamente, de una labor periodística capaz de crear contenidos de calidad, interactivos y siempre a parir de la experiencia ¿de quién? del usuario.

Una labor difícil para todo periodista, puesto que ya no es su experiencia ni la de la oficialidad la que guiará la agenda noticiosa.

Read Full Post »

No creo que exista alguien que quiera calcular cuánto tiempo de su vida ha desperdiciado navegando por Internet.

Saber, por ejemplo, cuántas veces se ha dado por vencido antes de que el sitio se dignara en cargar; o cuántas otras, cedió ante la complejidad que el mismo le imponía.

Sucede que la mayoría de las webs traen consigo su propia burocracia, tan aturdidora y abusiva como aquella que caracteriza al Estado moderno.

Pero la diferencia está en que “la Web” se ha convertido en uno de los productos de consumo más usados y de crecimiento exponencial en el mundo contemporáneo, sin embargo, no existe ningún mecanismo que regule, legalmente, su calidad.

Es así como, sin más, llega a nuestras manos violando todo principio de Usabilidad. ¿Paradójico o no?

Una situación que dista bastante de lo observado en el resto del mercado, donde cualquier producto de consumo básico debe pasar por estrictos controles de calidad antes ser usable.

De no ser así, nos veríamos constantemente expuestos a productos de dudosa calidad que podrían afectar, por ejemplo, nuestra salud o retardar nuestro entendimiento. Lamentablemente, eso sí sucede con el uso de Internet.

¿Quién vela por nuestro tiempo que es valioso? ¿quién cuida de nuestras retinas haciendo de nuestra navegación algo expedito? y ¿quién aplaca la frustración que nos provocan todos esos inconvenientes?.

La respuesta es: nadie, porque Internet aún es “tierra de nadie”. Entonces ¿Quién convierte en realidad la quimera de la Usabilidad?.

Esperar señales de cambio de parte de los estados o confiar en el mercado, es pecar de ingenuidad si todo el estanco de Internet parece ser su más cercano alter ego. 

Es de esperar, entonces, que  The World Wide Web Consortium pueda convertir en realidad la falacia que hasta ahora es la Usabilidad. Por lo menos ya hizo, fijando algunos parámetros que deberían ser reglamentados.

Identidad
El logotipo está en un lugar destacado.
El tagline es descriptivo.
La página de inicio puede interpretarse en 5 segundos.
Acceso claro a la información de la compañía.
Acceso claro a la información de contacto.

Navegación
El menú de navegación se identifica claramente.
Las etiquetas del menú son claras y concisas.
El número de botones/enlaces es razonable.
El logotipo enlaza a la página de inicio.
Los enlaces son consistentes y fácilmente identificables.
Fácil acceso del buscador interno del sitio web.

Contenido
Las cabeceras son claras y descriptivas.
El contenido principal se sitúa por encima del pliegue.
Los estilos y colores son consistentes.
El uso de negrita es moderado.
La publicidad y los pop-ups no son intrusivos.
El texto es conciso y descriptivo.
Las URLs son significativas y amigables.
Los HTML titles son explicativos.

Elementos a tomar en cuenta al momento de fijar la normativa

Read Full Post »